Consejos para madres y padres sobre alimentación en el período de 1 a 3 años

Las dificultades en la alimentación son uno de los problemas más frecuentes en el desarrollo infantil. Entre el 25% y el 40% de los niñ@s con desarrollo típico y hasta el 90% de los niñ@s con diversidad funcional se ven afectados por problemas de alimentación. El período infantil es una etapa crucial en el establecimiento de hábitos nutricionales para conseguir un crecimiento apropiado. Y las necesidades nutricionales y aportes recomendados en cada etapa son una de las grandes preocupaciones para madres, padres y cuidadores. Además, en España, cuatro de cada diez niñ@s son obes@s o tienen sobrepeso, por lo que establecer y conocer los requerimientos energéticos es de suma importancia.

En este blog abarcaremos la etapa desde el final del primer año de vida hasta los 3 años. Una época crítica puesto que supone la transición entre el lactante hasta un modelo de alimentación casi igual que en la edad adulta. Si comparamos, cuando era un bebé el ritmo de crecimiento era menor, por lo que ahora esto debe traducirse en una menor ingesta de alimentos que en la etapa anterior.

Posiblemente, en estas edades el niñ@ tenga mucho más interés en jugar con la comida o experimentarla en sus manos, que en comerla. Por lo que resulta beneficioso dejarles explorar con alimentos, algo que debemos tener en cuenta, así como la hora de ponernos a comer y el lugar. Nuestra recomendación es que la hora de la comida sea siempre a la misma hora, en la medida de lo posible, para crear una rutina; y hagamos del “acto de comer” siempre una situación agradable por el mero hecho de estar comiendo, sin necesidad de juegos externos o pantallas. El lugar elegido siempre ha de ser el mismo, y en este caso, sentar al niñ@ en una trona, o silla modificable según edad va a ayudarle a experimentar con la superficie. Todas estas circunstancias van a formar parte de la aceptación final que tenga un niñ@ a un determinado alimento.

En esta etapa, lo más normal es que la primera reacción de un niñ@ ante un determinado alimento novedoso sea la del rechazo, se calcula que se debe ofrecer un alimento entre 8 y 10 veces antes de que lo acepte.

  • Lo ideal es que la ingesta de energía se reparta entre 5-6 comidas diarias al principio de esta etapa, y unas 4 comidas hacia los 3 años.
  • Las recomendaciones nutricionales para esta edad deberían dividirse de la siguiente manera: 30-40% Grasas, 45-65% Carbohidratos y 5-20% Proteínas.
  • Uno de los factores que más inciden en la obesidad infantil en mayores de 6 años es el desayuno, por lo que resulta fundamental establecer unos hábitos saludables en torno a la primera comida del día.
  • La alimentación ha de ser variada y equilibrada, la mitad del plato debería estar formado por alimentos vegetales, la cuarta parte del plato por alimentos ricos en hidratos de carbono, preferentemente complejos y de grano integral, evitando azucares simples. El cuarto restante estaría ocupado por alimentos ricos en proteínas.
  • Beber agua en cantidad suficiente.

Comer es un proceso complejo en el cual un importante número de circunstancias pueden interferir en el desarrollo oral y motor del niñ@ y en sus conductas alimenticias, por lo que no dudes en consultar a un especialista en alimentación si tienes alguna cuestión pendiente con este tema, que se encargue de evaluar las condiciones y factores que están influyendo en que su hij@ no coma bien.


Eduardo Rosa Alcaraz. Terapeuta Ocupacional certificado en Integración Sensorial USC Nº: 1567

You may also like

Leave a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies