¿Cuándo necesito ir al psicólogo?

Actualmente, nos encontramos con algunas dificultades en nuestro día a día. Estas dificultades nos pueden generar diferentes sensaciones, pensamientos y emociones que pueden tener como consecuencia múltiples hechos.

El mayor problema consiste en saber diferenciar cuándo esos hechos llegan a ser perjudiciales para nuestra salud mental, entendiendo este concepto en cómo gestionamos nuestras emociones y, posteriormente, “qué hacemos con ellas”.  El primer factor que tenemos que tener en cuenta es si el acontecimiento que nos ha generado malestar, nos afecta en diferentes ámbitos, como puede ser a nivel social, laboral o académico.

Poco a poco somos más conscientes de la necesidad de trabajar y entender las emociones, y se entiende que los problemas psicológicos son más comunes de lo que pensamos. Cuando se hace referencia a “problema psicológico” no lo entendemos como un hecho muy grave, como puede ser alguna enfermedad mental grave o patológica, se debe de entender como algo que afecta en la vida personal y se quiere poner una solución para ello, independientemente de la gravedad.

Si nos podemos a pensarlo tranquilamente, ¿quién no ha tenido algún momento difícil en su vida y no ha sabido cómo gestionarlo?

Antiguamente, estos conceptos se asociaban a “estar loco”, pero, gracias al avance que se lleva haciendo en los últimos años, en el que se busca mejorar tanto el cuerpo como la mente buscando un equilibrio y bienestar, acudir a un profesional ya no está mal visto.  

Así mismo, podríamos identificar varias claves para saber cuándo debemos ir a buscar ayuda de un profesional, ya que a veces no es fácil saber si el malestar es suficientemente grave:

  1. Ha ocurrido un hecho importante tanto en el pasado como en el momento presente un y no puedes dejar de pensar en ello.
  2. Sufres de dolores recurrentes de cabeza, estómago, enfermas muy rápido y a menudo, acudes a muchos médicos diferentes…
  3. No disfrutas de actividades que antes eran placenteras.
  4. La gente a tu alrededor se preocupa por ti.
  5. Sientes malestar en tu vida diaria.

Pero esto no es todo, la terapia psicológica individual también resulta útil y beneficiosa para aquellas personas que tengan como meta aumentar el potencial y hacer de la vida una experiencia mejor:

  1. Aceptarte a ti mismo
  2. Enriquecer tu relación de matrimonio
  3. Ser mejores padres
  4. Prosperar en tu trabajo
  5. Profundizar en el sentido de tu vida
  6. Lograr disciplina para realizar ejercicios
  7. Dejar atrás y perdonar
  8. Mejorar la capacidad de expresar emociones

Los problemas psicológicos pueden darse a edades tempranas también, y un tratamiento eficaz ayudará positivamente al futuro del niño o niña y cómo gestionará sus emociones en la etapa adulta.

La terapia infantil se basa en un conjunto de técnicas y métodos usados para poder ayudar a niños y niñas que tienen problemas con sus emociones o conductas, pero tienen ciertas modificaciones, la más importante de ellas ¡utiliza el juego como elemento clave en la terapia! Implica a la familia y a otros contextos como puede ser el colegio.

Desde Capacita-le contamos con un servicio  de psicología y orientación psicológica en el cual  podemos ayudar a trabajar dicha gestión de emociones para entendernos mejor a nosotros mismos y cómo nos relacionamos con el mundo que nos rodea, tanto en el ámbito infantil como en el adulto.

¡No dudes en consultarnos!


Elena Borrego Díaz. Psicóloga sanitaria. Especialista en Neuropsicología infanto-juvenil.

You may also like

Leave a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies