Cuando somos adultos, ¿Cómo podemos seguir desarrollando nuestras habilidades? CONECTA-TE


Actualmente vivimos en una sociedad de constante cambio, tanto a nivel social, laboral, académico y personal. A lo largo de nuestra vida se producen muchos acontecimientos, que de forma directa o indirecta, permiten el desarrollo que nos ayuda a formarnos tanto a nivel físico como intelectual.

Siempre que hablamos de desarrollo pensamos en la etapa infantil, olvidándonos que el desarrollo no termina en este periodo. Continúa durante la edad adulta y la vejez, de ahí la importancia de un entrenamiento cognitivo en estas dos últimas etapas.

Por este motivo debemos trabajar las habilidades cognitivas para que no lleguen a deteriorarse con el tiempo, afectando a ciertos aspectos de la vida diaria. Estas afectaciones en algunos casos están relacionadas con enfermedades neurológicas como pueden ser Alzheimer, deterioro cognitivo leve o daño cerebral adquirido como es el caso de las Afasias, entre otros.

¿Cuáles son los síntomas que podemos observar en estos casos?

En algunos casos, estos síntomas son claros y fáciles de observar ya que sabemos ya que son detectados por una causa clara, como puede ser un accidente de tráfico, en el que tras un traumatismo se pueden llegar a ver afectación en determinadas áreas como pueden ser: lenguaje, memoria, comprensión, etc., de forma que tiene una repercusión directa en la vida diaria de dicha persona, dificultándose en ocasiones el reconocimiento de personas familiares, la incapacidad de repetición o nombrar palabras, la desorientación en el tiempo y en el espacio, problemas para fijar o mantener la atención, entre otros.

Sin embargo, en otros casos, en los que todavía no se ha detectado una lesión clara, debemos estar alerta ante los siguientes síntomas:

  • Fallos esporádicos de recuerdo
  • Incapacidad para denominar
  • Desorientación espacial
  • Cambios repentinos de estado de ánimo
  • Falta de higiene y no tienen conciencia de este hecho
  • Dificultades para realizar tareas familiares
  • Pérdida objetos o ubicación incorrecta

Además de lo anteriormente explicado, podemos observar numerosa sintomatología que va a depender del estado inicial en el que se encuentre la persona.

¿Qué podemos hacer ante estos síntomas?

Mediante una correcta evaluación, podemos obtener un diagnóstico clínico, describir las características del paciente y determinar el grado de severidad.

Por este motivo, desde el equipo Capacita-le se ha detectado la necesidad de realizar el taller para adultos CONECTA-TE, en el cual se va a evaluar y rehabilitar las funciones cognitivas alteradas o deficitarias con la finalidad de recuperar, mantener y preservar dichas funciones.


Elena Borrego Díaz. Psicóloga Sanitaria. Experta en Neuropsicología.

Alicia Fernández Gómez. Logopeda.

You may also like

Leave a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies